Scroll to top
© 2018, Antonella Franchesqui Powered by EL Lab
Hoy que es el día de los padres, quiero celebrar a los papás, SI, a los papas que son seres humanos; celebro a los papas que se han equivocado, a los que han hecho lo que podían con su historia de vida a cuestas tratando de paternar a un niñ@; a los papás que engendraron y a los que aman como si lo hubieran hecho.
La santificación del role de madre en la mujer a adquirido tales proporciones que se intenta que absorba el role del padre. Hay que decir las cosas claras: Ninguna madre sustituye al padre de sus hijos, NINGUNA. No hay manera de que un role substituya o tan siquiera empate el otro. Lo digo desde el conocimiento mas profundo de esta realidad, desde el lugar en el que uno de mis hijos se fue a vivir con su padre por la profunda necesidad que tenía de este, muy a pesar de que co-paternamos (a brincos y a saltos) hasta el día de hoy a este niño, hoy un joven adolescente.
Dejemos de lado esta idea ilusa de que las mamás pueden ser ambas cosas, porque eso simplemente no puede ser. SI, hay mujeres que en ausencia y compromiso del padre puede ser que hayan tenido que hacer más por sus hijos, pero nunca pudieron hacer por ellos lo que iba a hacer ese padre, como nunca un padre solo podrá darle a su hijo lo que su madre le iba a aportar.

Tomado desde la web, autoría desconocida.

Desmontemos el patriarcado que eleva el role materno a un nivel en el que anula el del padre (porque si tenes madre, no hace falta padre? ABSURDO) y entendamos que cada uno de nosotros hace por los hijos cosas diferentes e igualmente necesarias e importantes. Desmontemos el patriarcado que, especialista en llevar las cosas a los extremos y por años y años de controlar la psique humana, ha fortalecido las leyes de este país en detrimento de los que son padres por las buenas y de los verdaderos intereses de los niños, los únicos perjudicados.

Yo hoy daré gracias por los padres de mis hijos, ambos hombres valientes que han enfrentado la responsabilidad de hacerse cargo de otro ser humano desde la mas grande incertidumbre del no saber cómo, pero desear profundamente hacerlo; con su propia humanidad a cuestas han asumido como unos campeones sus propias sombras, su propia oscuridad para ser luz en la vida de mis niños. Mis hijos tienen padres excepcionales que los aman y actúan desde ese profundo amor que los hombres saben sentir y profesar, muy a pesar de lo que se diga, lo veo cada día que pasa, es imposible volver mi mirada ante amor que veo ellos les profesan a esos niños a los que Yo amo con locura también.
Hoy daré gracias también por mi papá, de quien tomo la fuerza para ir por la vida, el amor por el trabajo, todo el amor tan grande e inmenso que me profesó a través de los años; te recibo todo esto papi desde la mas profunda libertad de poder verte como sos, el ser humano lleno de virtudes y de defectos, que me ha amado con locura toda la vida, muy a pesar de que lo mejor para mí sea estar alejada de vos. Te mando un gran abrazo cargado de paz y amor!

Related posts

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *