Scroll to top
© 2018, Antonella Franchesqui Powered by EL Lab
El dia en que nos conocimos ansiaba profundamente conocerte, y sin embargo, aun no había certeza de tu llegada. Pensaba en tu cabello, tu sonrisa, tu cuerpo y fantaseaba sintiéndolo cerca del mío. Era ya el tiempo, para mi, pero no para vos.
Aquella noche la pase en vela; iba y venia con la incertidumbre de si finalmente era tu llamado lo que Yo sentía en mi cuerpo; con mucha ilusión me detenía en cada uno de los momentos y me conectaba con tu alma Julia, transmitiendote en cada ola, en cada abrazo, mi fe en vos; te pedí que me guiaras, que me mostraras el camino que te iba a traer a mi, a nosotros, a tu familia; sin embargo aquella noche no era nuestra noche y juntas nos sumimos en un sueño profundo.
Al despuntar el alba sentí tu llamado fuerte y certero; me llamaste y me incorpore con la convencida de que lo estabas haciendo, me buscabas, y así inicio nuestro viaje a encontrarnos, a conocernos finalmente. Con la ilusión que embargaba mi ser fuimos a tu encuentro Julia; sintiéndome plena, jubilosa, ansiosa, este era el día en que mi hija iba a nacer!; mi hija, era irreal que aquel momento hubiera llegado, era un sueño del que no me despertaba, porque no lo era, aunque lo sentía así. Mi hija, aun no podía creer que aquello estaba realmente pasando, Yo iba a tener una hija, podía ser mas irreal aquel momento?
Juntas, en cada movimiento, en cada ola, por ratos con temor e impaciencia en mi adultez, que me impedían ver lo maravilloso del tiempo, TU tiempo, sentí desfallecer; por los mas llena de amor y confianza en el camino andado para finalmente verte a los ojos: ahí estabas Julia, con ojitos vivaces, haciéndome sentir que no era la primera vez que hacías esto; viéndome, viéndonos, reposabas en mi pecho llena de paz y de calma… cuanto amor embargo mi pecho desde el primer día que supe que te habías posado en mi vientre; cada minuto, de cada hora, de cada mes valió la pena, todos y cada uno de ellos, que me prepararon para abrir mis brazos a tu amor, a tu magia!
Hoy celebramos el día de tu nacimiento Julia; gracias mi preciosa bebe, por haberme dado el honor de ser tu mama, por haberme elegido como tu madre; por venir a mostrarme que el amor también puede ser suave, tierno, dulce; gracias por abrir mi mundo al sin fin de posibilidades que me dio el vivir mi vida al lado de tu alma inocente y llena de luz como la tuya; La Luz que usas para alumbrar mi camino cuando veo tus ojos llenos de ilusión por la vida; gracias por ser mi espejo en el que veo mis anhelos y mis deseos, el que me muestra a la niña que Yo fui.
Feliz cumpleaños Julia, te ama, Mama.

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *